Principal / Ensayos históricos / Esgrima en espacio reducido
Esgrima en espacio reducido

Esgrima en espacio reducido

 

Una forma singular del duelo noble – la esgrima en el espacio reducido – fue muy difundida en Alemania del siglo XVI entre los jóvenes, sobre todo, los estudiantes. (“Mensurfechten” en alemán significa la esgrima en el espacio reducido). Los duelistas ponían las gafas con la malla metálica. El pecho y el cuello fueron protegidos con una pechera de piel y bufanda gruesa. Esgrimían con armas prototipo de sable con las puntas agudas. Los adversarios estaban uno en frente del otro y golpeaban consecutivamente tratando de apuntar en la única parte desprotegida del cuerpo – la cara del rival. Cuando uno se cansaba o perdía la atención, el otro se lanzaba dando el tocado en la cara dejando la cicatriz. Y como se sabe, las cicatrizas embellecen a los hombres. Al final, los dos duelistas se iban satisfechos: el ganador con la sensación del triunfo y el perdedor con la huella de valentía en la cara.

 

Es de sorprender, pero hasta la actualidad entre los estudiantes alemanes existe este tipo de esgrima que no pertenece ni al duelo, ni al deporte. No se puede llamar a la esgrima en espacio reducido (“menzur”) como un deporte, porque no tiene ni ganadores ni perdedores. Pero al mismo tiempo no es un duelo, ya que no propone resolver las discrepancias. En la esgrima “menzur” existe la posibilidad de heridas, aunque no es el objetivo de la misma. En Alemania esta forma de esgrima no está prohibida ni por el estado, ni por la iglesia. En 1988 la iglesia la bendició y el estado anuló la prohibición en 1953, que existía desde 1933.

 

 

Los Estatutos actuales de la esgrima “menzur” dicen: “… el objetivo de la esgrima “menzur” es la educación del coraje y seguridad en sí mismo, por lo que el retorno a las tradiciones medievales no demuestran sus tendencias retrógradas, sino solo un homenaje a los antepasados”. En cuanto a la técnica de armas y reglas del desafío este tipo de esgrima se caracterizaba hasta la mitad del siglo XIX por ser muy dinámico y ágil. Los rivales estaban uno en frente al otro a una distancia que para dar un golpe tenían que tirar a fondo. Cada uno tenía derecho de defenderse no sólo con las armas sino también haciendo vueltas. El duelo duraba hasta que apareciese la primera sangre de uno de los rivales. En 1850 fueron elaboradas las nuevas reglas de la esgrima “menzur”. Fue reducida la distancia y la esgrima dinámica se convirtió en la estática. Fueron prohibidas las marchas atrás y vueltas con el cuerpo. Para defenderse del golpe a los rivales se le quedaban sólo armas. Pero el duelo, al igual que antes, duraba hasta “la primera sangre”, es decir tenía los rasgos de la solución de disputas.

 

 

Desde entonces las reglas se han cambiado un poco. La diferencia principal es que ahora está fijada la duración del combate, que puede acabarse anticipadamente si le hayan herido la cara a uno de los participantes. El uso de los materiales modernos permite proteger mejor el espacio escapular, incluyendo el cuello, y sólo la cara, como antes, está protegida con las gafas  con la malla metálica. El carácter del desafío se ha cambiado al perder la necesidad de resolver las discrepancias. Hoy en día es la ceremonia de iniciación en “los caballeros”, prueba de hombría y firmeza. Según las reglas nuevas los rivales no pueden cerrar los ojos durante el duelo. Los árbitros laterales lo vigilan muy atentamente. Si uno de los contrincantes en el momento de defensa cierre los ojos por el miedo, el combate se para y la prueba de valentía no se aprueba.

 

Las armas que utilizan los contrincantes se llaman “schlager”. En este caso es un “sable”, pero utilizando la traducción  libre se puede llamarlo “pala”, que en alemán también significa raqueta de tenis. En el alemán moderno la palabra “sable” suena casi como en ruso o español, o sea "sabel". Schlager es un arma pesada, 3 veces más pesada que el sable de esgrima.